Noticia

¿Que es un Sucesor? Tramite de Sucesion en Argentina

Dr. Estanislao Iacona

Dr. Estanislao Iacona

Existen los denominados sucesores mortis causa, los herederos y los legatarios.
Los sucesores, son sucesores universales, continúan, de acuerdo a lo establecido por el Derecho Romano, la persona del causante, tienen derecho de acrecer, eventualmente responden ultra vires.
Los legatarios, en cambio, son sucesores singulares, no confunden su patrimonio con el de la persona que fallecio ni continúan su persona, suceden en los derechos del difunto sobre un bien determinado, su responsabilidad por las deudas de aquél se limita al valor de la cosa legada.

Por ultimo, esta el que se denomina «legatario de parte alícuota», quien recibe una parte proporcional de los bienes sin especicación concreta de cuáles le corresponden; por ejemplo, un quinto, un tercio de la herencia.

La terminologia del codigo civil Argentino, sigue la tradición romana, que llamaba heredero tanto al legítimo como al testamentario. En todas las legislaciones modernas, la designación de heredero se aplica tanto al legítimo como al instituido por testamento. El legatario de parte alicuota, recibe, no un bien determinado, sino una parte proporcional de la herencia. ¿Estamos en presencia de un sucesor a título universal o singular?. Es indiscutible que el legatario de cuota no es un heredero. Este tiene vocación para recibir toda la herencia.En el caso de que existan varios herederos, cada uno recibirá la porción que por ley o por voluntad del testador le corresponda; hasta puede ocurrir que esas partes sean iguales o aún menor que las del legatario (como ocurriría en el caso de que una persona dejara seis hijos y el quinto a un extraño). Pero mientras el heredero tiene un derecho eventual a la totalidad (así ocurriría si los otros fueran excluidos, desaparecieran o denunciaran), el legatario no puede aspirar más que a la porción que se le ha asignado, que signica su máxima posibilidad. Por eso Fornieles, con expresión feliz ha dicho que “la parte que le corresponde al heredero determinado, contiene el todo en potencia»

A) Según una primera tesis, el legatario de parte alícuota no es un sucesor universal . A favor de ella se aducen las siguientes razones: 1) El legatario de cuota no responde ultra vires, lo que constituye una característica de la sucesión universal. 2) Las notas a los arts. 3719 y 3812 constituyen un fuerte apoyo para este punto de vista. 3) La denición del art. 3263, que incluye entre los sucesores universales a quienes reciben una parte alícuota del

patrimonio de otra persona, alude, no a la parte del legatario de cuota, sino a la del heredero. b) De acuerdo con una segunda opinión, estos legatarios serían sucesores universales: 1) Ante todo, está el texto expreso del art. 3263, que dice: “El sucesor universal es aquel a quien pasa todo o una parte alícuota del patrimonio de otra persona. 2). Está fuera de duda que el legatario de parte no es heredero (art. 3719 ) y que, por tanto, no tiene derecho de acrecer , ni responde ultra vires; pero es que en nuestro Código, sucesor y heredero no son términos sinónimos. La prueba está no sólo en el art-. 3263 ya citado, que incluye en el concepto de sucesor universal a los legatarios de cuotas, sino también en los arts. 1099 y 1195, que hablan de “herederos y sucesores universales”, signicando así que no se trata de conceptos perfectamente sinónimos.

En otras palabras, sucesores universales sería el género; herederos y legatarios de cuota, las especies. c) En el plano legal, la coincidencia de opiniones es imposible porque los textos dan apoyo a todas.

Felizmente, el acuerdo se ha producido en el plano de las soluciones prácticas. Así, hay coincidencia general en que el legatario de cuota no responde ultra vires, que le corresponden los frutos y productos en proporción de su parte; que tiene derecho a intervenir en el trámite del sucesorio.

Hay también coincidencia en que el legatario de cuota carece de vocación al todo de la herencia. Llamarlo sucesor universal depende del valor que se dé a las palabras. Si esa expresión es tomada como sinónima de heredero, pero denitivamente no lo es.